Nora M. Thomas

Crea un plan de acción para tu negocio en 4 pasos

Crea un plan de acción a prueba de balas en 4 pasos. Uno que te lleve a donde quieras llegar, mientras aprendes las habilidades jedi que te van a hacer minimizar las distracciones.

Pineame!

¿Sos la jefa de tu negocio? ¿Sí? También sos la empleada, la secretaria, la contadora, la diseñadora… La lista puede continuar hasta la eternidad organizacional de empresas, ¿verdad? Me lo imaginé.

Aunque al principio se pueda sentir genial, la realidad es que hacernos cargo de absolutamente todo, puede ser muy abrumador y hasta una de las razones por las cuales avanzamos tan lento.

No te digo que salgas ya a contratar a alguna persona para que te releve en algún puesto, sin hacer un análisis previo de qué necesitás. Pero mientras tanto, el show debe continuar y vos necesitás necesitás una estrategia explosiva que te ayude a organizarte y crear un plan de acción que te permita llevar tu negocio, hacerlo crecer y no terminar con chaleco de fuerza.

Y de eso hablaremos hoy. De cómo crear un plan de acción poderoso para tu negocio en 4 pasos.

Partimos desde el destino

 – ¿Te importaría decirme qué camino debo tomar desde aquí?

– Eso depende de a dónde quieras ir.

– ¡No me importa mucho a dónde!

– ¡Entonces da igual la dirección!

Conversación entre Alicia y el gato de Chesire

Tengo que confesarte que no leí el libro ni ví la película. Sin embargo, me crucé con ese pequeño fragmento y me pareció genial y acertadísimo. No te voy a mentir diciéndote que siempre tuve todo claro. No hace mucho no tenía ni idea de lo que quería para mi propia vida. Sabía que quería algo, pero no qué.

No podemos andar mucho tiempo así. O sí. Como poder podemos. Pero probablemente no vayamos a ningún lado en particular y poca cosa cambie en nuestra vida. Así que poner un destino al cual querramos llegar, es el punto de partida para cualquier plan. De hecho, armamos planes PARA consguir cierto resultado.

Así que ajustate los botones y comenzá por preguntarte a dónde querés llegar con tu negocio. Tener eso claro va a marcar un punto fijo en tu GPS. Después queda marcar la ruta. Y para hacerlo el proceso es bastante similar.

De futuro a presente

Preguntate “¿Qué tiene que suceder para llegar a ese objetivo?” o “¿Qué tengo que conseguir/hacer para hacercarme a ese objetivo?”.  Y no dejes de hacerte esas preguntas hasta que digas “¡Hey! ¡Eso lo puedo conseguir esta semana!” y tu cuerpo y mente te pida una baile de alegría a lo Emma Watson.

via GIPHY

Hacé que ese baile valga la pena

Si ya lo encontraste, ¡trabaja sobre eso! No te preocupes por lo que sigue. Caminamos dando un paso a la vez, llegamos a destino un objetivo por vez. Asi que ve tranquila y que todo lo demás, te resvale. Y hablando de resvalar…

¿Tenés preparado un escudo antidistracciones?

Y creeme que no me refiero a las distracciones hogareñas. Me refiero a esas distracciones que muchas veces ni siquiera persivimos como tales. Esas distracciones que te dicen

“Si no haces esto mismo que te estoy diciendo, nunca vas a llevar a tu negocio tan lejos como pueda llegar” (y leelo con la voz de algún villano siniestro, por favor).

Esas son las más peligrosas, porque detrás de esa promesa, nace una incertidumbre que te aleja del camino inicial.

Recordá que ya tenés lo necesario para llegar a tu próximo objetivo y que ya estás trabajando en conseguir lo que haga falta para llegar a los demás. Y si en algún momento llegás a necesitar alguna de esas recetas mágicas, podrás probarlas y ver que tal te va con ellas. Pero solo en ese momento. ¡No ahora que ya tenés lo que necesitás!

Así que vista enfocada y oídos sordos.

via GIPHY

Compromiso y responsabilidad (accountability)

Suenta tan serio para mí, pero a veces no queda otra que decir las cosas como son. El termino accountability se refiere a comprometerte en vos alta e informar de acciones. Esto quiere decir que hay una persona o grupo de personas a las que les decís

“Esta semana voy a caminar 10 kilometros”

Y día a día o algunas veces a la semana, reportas tus avances:

“Hoy caminé los 10 kilometros juntos y tuvieron que buscarme en ambulancia”.

Lo mágico del ser accountable (para uno y para otro) es que, normalmente no queremos quedar mal con los demás o quedar en ridículos. Así que aumenta las probabilidades de que mantengamos nuestra palabra. Razón por la cual funciona.

Y eso es todo por hoy. Ha tocado artículo corto, pero al pie. ¿Y sabías que estamos en mes de talleres y que este mes fue el primero, justamente sobre este tema? ¡Ah! ¿No te dije? Bueno, hacé clic en cualquiera de los botones, te anotás y te mando la grabación del primero por correo.

Mientras, me podés contar. ¿Cómo va tu plan de acción poderoso? ¿En qué etapa te encontrás? ¿Ya tenés tu “accountability friend”? ¡Respondeme en los comentarios!

Leave a Reply