Nora M. Thomas

Como optimizar tu lista de tareas

optimizar-tu-lista-de-tareas

Dejame preguntarte algo. Y respondeme con una mano en el corazón. Las listas de tareas, ¿te agobian o te liberan? ¿Te quitan peso de encima o hacen que la carga sea cada día más pesada?

No te sientas mal si tu lista de tareas te termina estresando más de lo que te ayuda. Es algo que pasa más seguido de lo que nos gustaría admitir. Tan así, que hace unas semanas hablé sobre esto en la Fanpage. Y sí, acá te dejo el video para que lo disfrutes, pero no sin antes disculparme por el audio que, aparentemente, no se escucha muy claro.

 

El asunto es el siguiente. Posiblemente muchas aquí podamos dar cátedras sobre cómo mantener una lista de tareas. Las recomendaciones abundan por todos lados. ¡Y está buenísimo! ¡Ojalá me hubiese encontrado con ese tipo de cosas en mi juventud! Pero, si solo nos quedamos con esas cosas, no es de extrañar que nos agarre un ataque de ansiedad y que acabemos por hacer justo lo contrario. Seguir sumando cosas a esa lista de tareas.

Pero dejame contarte un pequeño secreto. Esto pasa cuando no conseguimos establecer una prioridad. Y si no podemos establecer una prioridad, no podemos tener ni la más remota idea de por dónde comenzar. Así que hoy, te voy a ayudar a encontrar lo más importante, aquello a lo que primero tenés que prestarle atención.

¿Lista?

Spoiler alert. Si ya venís leyendo sobre estos temas hace tiempo o me seguís a mí hace tiempo, puede que te canses de esta figurita repetida. 😉

(Prometo no pasarme hoy con los GIFs).

via GIPHY

¡Comenzá por tu objetivo!

Estos muchachos (hoy les toca ser muchachos) no están allí para adornar ningún cuaderno. Están para darte una dirección. Una dirección que, en el mejor de los casos, te llevará a una vida soñada y alineada con todos tus valores.

Pero pensalo. Si no sabés bien hacia dónde vas, no podés saber qué tenés que hacer. ¡Cualquier cosa puede estar bien! Así que tener un buen objetivo es clave para comenzar a tener claridad y dejar de sentirte agobiada por todo lo que tenés que hacer. Y si vas a armar una lista de tareas, mejor que sea con este objetivo en mente. Esa es la mejor forma de asegurarte de llegar a él.

¿Pero qué entendemos por un buen objetivo?

Contrario a lo que muchos pueden pensar, un buen objetivo no es el que te dice que llegues a ser multimillonaria en el menor tiempo posible. Tampoco es uno que te cante el arrorró antes de ir a dormir. Aunque dicen por ahí que si lo visualizás, es más probable que suceda.

Un buen objetivo es uno que sea ultra-archi-super-mega claro. Un objetivo que, al momento de llegar a él, no te quepa ninguna duda de que ¡finalmente lo lograste!

(Ok, no siempre me puedo contener)

via GIPHY

¿Cómo conseguís que sea así de específico? Teniendo el qué, el cuánto y el cuándo y asegurándote de que la relación entre estas tres partes, sea algo posible. El “cómo” viene después.

Comenzá una lista (no de tareas)

Esta lista es una mezcla entre investigación y lluvia de ideas. Si alguna vez cumpliste algún objetivo parecido a este nuevo objetivo, fijate qué te funcionó. Como dicen por ahí, no hace falta inventar la rueda. Podés volver a hacer cosas que ya hiciste antes. Luego, sí, pensá en si hay alguna cosilla extra que puedas o tengas que hacer para llegar a este nuevo objetivo. En definitiva, sería como una lista de cosas que necesitás terminar para llegar a ese objetivo. ¿Necesitás una página de ventas? ¿Crear campañas de Facebook? ¿Contactarte con proveedores? ¿Los webinars te funcionaron? ¿Qué estrategia de Email Marketing fue más efectiva? ¿Cuál fue la menos? ¿Qué estrategia offline te funcionó (o no)?

Acá, voy a sacar mi lado geek – no oculto – de adentro y te voy a decir que te amigues con las hojas de cálculo o programas por el estilo. Simplemente son hermosas herramientas con una increíble capacidad para ponerle orden a tu mente.

¿Qué función tiene la hoja de cálculo que nos pueda interesar ahora? La de categorizar esa lista. Este es un punto súper importante. ¿Cuántas veces te encontraste atacando acciones de tu lista de tareas que pertenecen a partes distintas? Crear contenido, arreglar tu web, crear productos nuevos… Todas cosas importantes, pero que no igual de importantes.

Necesitás darles un nivel de prioridad. Esto no quiere decir que no vayas a publicar ningún artículo hasta que no termines tu producto. Pero en base a tu objetivo, sí tenés que saber qué cosas tienen más influencia y te van a acercar más a él. O más bien, qué cosas realmente necesitás hacer, a diferencia de qué cosas te gustaría hacer o crees que estaría bueno hacer.

El tema es que muchas veces ponemos cosas en nuestras listas que creemos que estarían geniales para nuestros negocios pero que, a la hora de cumplir nuestros objetivos, no nos ayudan demasiado. Pero esto no significa que los tengas que eliminar de tu plan y lista de tareas. Simplemente asegurate de primero acabar con lo que sí es importante para que llegues a tu objetivo.

Ahora sí, vas a tener una lista de tareas.

Pero no va a ser una simple lista de tareas.

Vas a tomar aquellos ítems que realmente son importantes para alcanzar tu objetivo y vas a hacer otra lista (en otra hoja de la misma planilla), con todas las tareas para cumplir con cada una de esas cosas que realmente necesitás hacer. Y en la columna siguiente, vas a colocarle fecha a cada una de esas tareas. Pensalo bien. Pensá en tu tiempo, en tus recursos y en el tiempo que te va a llevar cumplir con esa tarea. Y designale una “fecha de lanzamiento”. Es decir, la fecha en que esa tarea va a estar completa.

Hacé esto con las ideas que consideres NECESARIAS para tu objetivo y vas a tener una lista de tareas inteligente. Ahora, la razón por la cual te aconsejo hacerlo en una planilla tipo Excel es que a veces, tenemos que poner en marcha más de una faceta para llegar a nuestro objetivo al mismo tiempo. Pero haciéndolo así, después, en tu planilla, acomodás la columna de las fechas por orden ascendente y te va a mostrar todo en orden. Desde la tarea más próxima a la última. Beleza!

Ahora, cuando tengas que planificar tus días, te va a ser mucho más fácil. Ya va a estar pensado desde antes y con un sentido lógico para llegar a tu objetivo.

Por hoy me voy despidiendo, pero ya sabés que si necesitás ayuda extra y profundizar para conseguir una mayor productividad y ver resultados específicos, siempre podés reservar una sesión de descubrimiento. Veamos dónde estás, a dónde querés llegar y qué falta para conectar los puntos.

 

 

Leave a Reply