¿Te estás volviendo loca entre tu negocio y tu vida? Te está haciendo falta una estructura

Necesitás un poco de estructura y lo sabés. No solo para tu negocio, sino también para tu vida. Para que llevarlo desde casa no se vuelva una pesadilla real.

¿Pero cómo, Nora? ¿Cómo puedo ponerle estructura a esto?

No te preocupes que te lo tengo dividido en niveles y todo.

El asunto es el siguiente. Cuando trabajamos en casa, la mezcla de responsabilidades nos puede volver locas.

Y la realidad es que de nada te sirve tener un negocio que te haga ganar 6 cifras si, para conseguirlo, trabajás 16 horas al día y tenés un humor que espantaría hasta a un tiranosaurio Rex con solo echarle una mirada.

Así que vamos a meternos de lleno en esto de estructurar tu vida para que puedas vivir y trabajar en paz.

Tus horarios

Renunciá a la idea de que tenés el poder de controlar el tiempo. Guste o no, tenés 24 horas. Y lo que hacés dentro de esas 24 horas es muy importante.

Tenés que elegir cuales son tus prioridades. Pero tenés que entender que necesitás que haya un equilibrio.

No hace falta que le dediques cada segundo de tu tiempo a tu emprendimiento para que quede claro que es algo que te importa.

Porque en la vida también hay otras cosas. Estás vos, que necesitás cuidar de tu salud, necesitás relajarte, necesitas reconectarte y divertirte. Está también tu familia, que te ama y le encanta pasar tiempo con vos. Tus amigos, tus valores, tu contexto socio-político (que viene súper agitado por muchos lados).

Si no te organizás de forma tal para poder satisfacer todas esas necesidades en tu vida, probablemente acabes arrepintiéndote del camino que elegiste y de todo el tiempo que perdiste.

Lo mismo a la inversa. Si, por el contrario, te desvivís por todo el mundo pero no sos capaz de hacer algo por vos. ¿Que va a pasar cuando los demás no te necesiten? O si tu lado emprendedor es una necesidad, ¿cómo vas a lograr suplir las carencias que tu familia esté teniendo si no conseguís meter un hueco en tu tiempo para desarrollar tu trabajo?

Ahora, acá viene el truco. No hace falta que te ocupes de todo, todos los días. Quizás ni siquiera todas las semanas.

Pero sí necesitás saber cuándo es el mejor momento y cuánto tiempo podés dedicar a hacer cada cosa. Tené en cuenta que, si a vos no te funciona, no tenés porque manejar un horario tradicional de 9 a 5.

Tu estrategia

La de tu negocio. Trabajando desde casa, es mucho más fácil perderse y acabar haciendo de todo, menos lo que tenemos que hacer para llegar a nuestros objetivos.

Tener en claro qué vas a estar ofreciendo, cuándo, dónde está la gente interesada y cuál es la mejor forma de comunicarte para llegar a ellas es una parte. El “cuándo” vas a crear todo eso, es otra. Pero tené una estrategia y un plan preparados para evitar los agujeros negros temporales y que realmente consigas tener resultados.

Producción, oferta de servicios, venta y atención al cliente

Si creas productos físicos, necesitás crearte un inventario de tu materia prima, de tu productos terminados y ¡TIEMPO PARA PODER CREARLO!

Porque ya lo he visto. Quieren vender ropa, pero como estrategia, deciden tener un blog. Y crear un artículo les toma una eternidad. Luego, llegan los clientes y es estar a las corridas, sin dormir, comiendo lo más rápido y menos nutricional que haya y tirándose de los pelos para llegar con todo.

Y ofrecer servicios no es más fácil, creeme. ¡Necesitás tiempo para poder realizarlo! Ya sea que seas fotógrafa, diseñadora web, traductora o coach.

¿Lo más simple? Tener mapas de acción de cada una de las cosas que necesitás hacer y poder automatizar tanto como puedas. La automatización no es tu enemiga. No te va a hacer parecer un robot.

Pensá en crear sistemas y procesos que te faciliten las cosas. Buscá y elegí los mejores canales, tanto para comunicarte como para procesar pagos y pedidos. Y armalo todo tiniendo súper claro qué se tiene que hacer en cada paso y quién tiene que hacerlo. De esta manera simplificás y te preparás para tu futura expansión. 😉

Pensalo así, tu negocio no está por sentado y por eso necesitás dedicarle tiempo y atención. Tu salud, tus relaciones y lo que sea que pueda pasar en tu vida, tampoco. Así que detener todo por un rato y dedicarte a ponerle una estructura a las cosas, puede ser todo el cambio que necesitás para dejar de sentir que te estás volviendo loca.

¡Eso es todo por hoy! Un placer tenerte por aquí y sos más que bienvenida a sumarte a la News, y compartir este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *