estrategia-explosiva-negocio

Uno de los contras que tiene largarse a emprender (o comenzar un negocio para ser más específicos) es que, como la mayoría no tenemos una formación en gestión empresarial o algo que se le parezca, podemos caer en la trampa de intentar escuchar a CADA “gurú” o especialista que nos dice que TENEMOS que hacer 20 vueltas en el aire, mientras hacemos malabares con 10 pelotas y comemos un plato de espaguetis a la bolognesa.

Sin mancharnos.

Y viéndonos divinas, por supuesto.

La verdad, es que si bien, es posible que muchas estrategias te ayuden, tampoco las necesitas a todas. Y no todas son las adecuadas para tu tipo de negocio. Además que tampoco tenés el tiempo para aplicar cada una de esas estrategias.

¿Entonces quién podrá ayudarme?

No necesitás ningún súper héroe. No te desesperes. Lo que necesitás es una estrategia que, teniendo en cuenta tus necesidades y características, te de los mejores resultados posibles.

¿Te preguntás de qué te hablo? No te preocupes que ahora mismo te lo explico.

 

Todos tenemos las mismas 24 horas.

Este dicho es completamente cierto. Todos estamos en el mismo planeta, que está a x distancia del sol, cuya fuerza gravitacional hace que la Tierra gire a cierta velocidad y en una órbita específica. Dando como resultado un bello año de 365 días, con 24 horas diarias.

Eso es verdad. Lo que no tenemos son las mismas responsabilidades. Algunas se hacen cargo también de la casa. Son madres solteras o tienen otras actividades de las cuales no pueden escapar.

Tampoco tenemos los mismos recursos. Convengamos que para quien tenga un presupuesto sin límites, montar un negocio y hacerlo crecer puede ser mucho más fácil y rápido. Va a poder comprar las herramientas que necesite, contratar empleados o servicios para que hagan todo lo que precise y pagar tanta publicidad como quiera. Lujos que alguien con un presupuesto súper limitado o nulo, no tiene.

Tampoco tenemos el tiempo dispuesto de la misma forma. ¡Puede que ni siquiera tengamos 4 horas seguidas de trabajo y que tengamos que usar nuestro ingenio para conseguir un mínimo de horas para dedicar a nuestro negocio! Como cuando tenés otro trabajo que, por el momento, no podés dejar. O como en mi caso, que tengo a la más peque en casa por las mañanas y a la más grande por la tarde, por cuestiones organizativas de la propia escuela.

Así que sí. 24 horas tenemos todos. Pero no todas disponemos de la misma cantidad de horas para dedicar a nuestro negocio, a nuestras familias o a nosotras mismas. Y tampoco podemos sacrificar ninguna de esas tres áreas.

Todas (acá) tenemos o queremos un negocio propio

Pero cada negocio es único. Incluso, aunque ofrezcas un producto o servicio que ya exista en el mercado, tiene sus propias características que lo hacen único.

Y no solo hablemos de lo que ofrecemos. Hablemos de nuestros clientes. Si disfrutamos la individualidad y diversidad, ¿por qué pensamos que los clientes de todos los negocios son iguales? Sí, seguro que tendrán sus cosas en común entre un segmento y otro, pero también tienen sus propias preferencias.

Siguiendo ese mismo concepto, pensemos en nosotras. También somos únicas y diversas. Y eso nos convierte en individuos diversos también a la hora de manejar y dirigir nuestros negocios. Algunos lo llevan de forma más “agresiva” o directa. Otros necesitan un poco más de tiempo de elaboración o hasta de apoyo.

¿Y alguna vez consideraste tus propias necesidades?

Si bien parte de la magia de comenzar un negocio propio es la de hacerlo haciendo algo que nos guste, la realidad es que existe para darnos de comer, pagar las cuentas y un estilo de vida que nos guste vivir. Eso también cambia de persona a persona. Lo que afecta directamente en “la presión” que haya sobre tu negocio.

 

No. No te hace falta seguir cada estrategia que leas o escuches por ahí.

A menos que sepas que X estrategia es la que querés utilizar para tu negocio, alejate de quien te diga “tenés que hacer esto sí o sí para que tu negocio crezca/llegue a más personas/pague tu próxima excursión intergaláctica”.

No digo que esas estrategias no funcionen. Pero hacer algo solo porque leíste o escuchaste que es lo que tu negocio necesita, de alguien que no te conoce a vos ni los detalles de tu negocio o sin antes haber hecho un análisis y probado dicha estrategia, no. ¿Sabés cómo podés darte cuento de eso? Haciendo tu plan de negocios. Eso solo te va a causar mucho estrés y pérdida de tiempo. Cosas muy perjudiciales para tu negocio pero, sobretodo y creo que aún más grave, para tus vida personal.

Sí. Sí podés probar, analizar resultados e incorporar en tu estrategia/descartar.

De eso se trata crear una estrategia explosiva para tu negocio. De averiguar qué es lo mejor que podés hacer para tu negocio y clientes, que te traiga los mejores resultados y que tenga en cuenta las características y necesidades de tu negocio en su totalidad.

De eso mismo voy a estar hablando todo este mes. Porque este mes tenemos el lanzaminto del primer programa de coaching por Tu estrategia explosiva.

Pero más allá del lanzamiento, ¿sabés lo que eso significa para vos? 4 talleres gratuitos y prácticos para que comiences a colocar los explosivos que te van a ayudar a despegar tu negocio desde casa.

¿Querés saber cómo podés hacer para participar de los talleres?

Very simples, mi amiga. Para empezar, podés descargarte el mini PDF “Qué tener en cuenta a la hora de crear tu estrategia explosiva”. Cuando lo recibas en tu correo, descargalo. Una vez que el sistema detecte que lo descargaste, vas a recibir la información del primero de los talleres, que es la semana que viene. ¡Te espero!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *